• Email : info@piosas.com

  • Tel : 57(2) 489 8505

El valluno que se le coló a los paisas y logró el soñado puerto en Urabá

Tomado de: https://www.las2orillas.co/el-valluno-que-se-le-colo-los-paisas-y-logro-el-sonado-puerto-en-uraba/#.WhLaL8fW6_Y.facebook

Óscar Isaza curtido en Buenaventura se le midió al desafío y asociado con el gigante naviero, el francés Jacques Saadé pondrán a funcionar Puerto Antioquia en tres años. 

Óscar Isaza, quién se considera un porteño de Buenaventura, trasladó sus conocimientos aprendidos en el Pacifico al agreste y difícil golfo de Urabá en Antioquia. Ya había logrado montarle una competencia exitosa a la poderosa Sociedad Portuaria de Buenaventura montando TCBUEN, un moderno terminal de contenedores privado y ahora la odisea empresarial se llama Puerto Antioquia, un proyecto que estructuró y vinculó para el manejo portuario a Terminal Link de propiedad de la naviera francesa CMA CGM. A través de su empresa Pio (Puertos, inversiones y obras) SAS, es el encargado de conseguir los 600 millones de dólares necesarios para que el puerto inicie operaciones en el segundo semestre de 2020. El lugar escogido fue Puerto Bahía Colombia de propiedad del fallecido bananero Guillermo Henríquez y su familia.

De la mano de las autopistas de cuarta generación de la segunda ola: Mar 1 y Mar 2, la conexión con el Túnel del Toyo y la Ruta del Sol, se iniciará la construcción de este puerto multipropósito, de contenedores secos y refrigerados, gráneles, carga general y vehículos, en el sector suroriental del Golfo de Urabá, cercano al corregimiento de Nueva Colonia y a orillas del rio León. Su ubicación, en conjunto con las vías en desarrollo, lo convierten en el puerto sobre el Atlántico más cercano a los principales centros de producción y consumo del país, en especial Medellín.

Isaza logró asociarse con un duro en el negocio naviero, el francés de origen libanés: Jacques Saadé. Será él a través de su empresa Terminal Link, quien estará a la cabeza de la operación de la terminal de contenedores. Es la compañía numero 12 entre las operadoras portuarios, cuyo 51% es de propiedad la naviera francesa CMA CGM y el restante 49% de la China Merchants Holding International. CMA (Compagnie Maritime d’Affrètement) inició operaciones en Marsella en 1978, cuando este francés nacido en Beirut, tuvo que dejar su país en medio de los bombardeos de la guerra del Líbano y creara casi que, para transportes dentro del Mediterráneo, esta naviera en las costas de un puerto que le recordaba a su querida Beirut.

Muy pronto, Saadé, extendió la compañía al golfo de Omán, donde se percató del crecimiento de contenedores desde Asia. Anticipándose a los demás, viajó personalmente a China y abrió su primera oficina regional en Shanghai en 1992, logrando hacer de la China su principal cliente, con un impulso tal, que convirtió a CMA en la primera naviera francesa. El crecimiento posterior lo logró 1996 y 2008 gracias a oportunas adquisiciones. Aprovechó el proceso de privatización de la gigante logística Compagnie Générale Maritime – CGM, de cuya fusión tres años después resulta el grupo CMA CGM, del que Saadé posee un 75 %, y casi la totalidad del resto pertenece al grupo industrial turco Yildirim.

Las compras no pararon allí, en 1998, Saadé compró al gobierno australiano, la Australian National Line (ANL), le siguieron en la compañía francesa Delmas y la China Taiwan’s Cheng Lie Navigation Co, posteriormente US Lines, Mac Andrews y la compañía marroqui Comanav. Con la compra el año pasado de la compañía de contenedores de Singapur (Neptune Orient Lines), más conocida por su marca APL, pasó a contralar el 12 % del mercado mundial. La empresa opera 540 buques en más de 420 puertos comerciales presentes en 160 países de los seis continentes; emplea 29,000 personas.

Amante de la innovación, sus buques están equipados con la tecnología más innovadora, logra un bajo un consumo de energía en sus contenedores refrigerados y la reducción de emisiones de CO2. Las oficinas principales se encuentran en Marsella, en una torre de 33 pisos diseñada por la fallecida arquitecta Zaha Hadid, permio Pritzker de Arquitectura.

Oscar Isaza Benjumea por su parte también tiene una historia de éxito empresarial detrás. Durante más de treinta años, ha impulsado la expansión de la actividad portuaria de Buenaventura como presidente y socio del Grupo Empresarial del Pacifico – Gepsa, donde promovió el proyecto de la Terminal de Contenedores TCBuen y la operadora portuaria Datacontrol. A través de empresas familiares, fue el primero en llevar el internet al puerto, construyó el Pacific Trade Center y el Centro Comercial Brisas Plazas donde llevó el cine por primera vez, para lo cual fue necesario aprender toda la operación, desde hacer crispetas y perros calientes, pues ninguna empresa quiso invertir en su momento en Buenaventura. Ahora tiene en la mira la construcción de Puerto Solo, un nuevo puerto multipropósito y la segunda terminal portuaria de regasificación del país. Con más de 35 años de vinculación en la industria portuaria, Oscar Isaza ha promocionado puertos en Costa Rica (Puerto Caldera), Guatemala, El Salvador, Honduras y Argentina, aunque en no todos ha logrado el éxito conseguido en Buenaventura y ahora luego de varios años de lucha, en el Urabá Antioqueño.

En febrero de este año, Jacques Saadé, en su cumpleaños número ochenta, le cedió la dirección de la empresa, a su hijo Rodolphe. Se reservó para presidir la junta directiva y su voz de mando sigue intacta. Su otra hija Tanya, también vinculada a la empresa, es la encargada de las comunicaciones. En diciembre del año pasado, la familia Saadé fue clasifica de cuarta en la lista de Lloyd´s sobre las personas más influyentes en la industria naviera.

Junto a estos dos experimentados navieros están los bananeros de Urabá reunidos en Augura, Asociación de Bananeros de Colombia. Serán los clientes naturales de los servicios del puerto, una alternativa para las exportaciones con la que siempre esperaron poder contar. Augura nació en los años 50 con las primeras siembras masivas de banano en Urabá, la más importante región bananera del país y desde donde se producen y exportan 72 millones de cajas de fruta rumbo Estados Unidos y Europa. Anteriormente, el banano se movía en barcos a granel con bodegas refrigeradas, sistema que está siendo reemplazado por barcos contenedores que permiten llevar el banano a nuevos mercados, no solo a los grandes centros de maduración como Amberes. La tecnología de contenedores que ofrecerá el nuevo puerto, es más eficiente en combustibles y logrará fletes más competitivos para el sector.

Este 15 de noviembre en la Gobernación de Antioquia, el gobernador Luis Pérez firmó el Acta de Entendimiento para dar inicio a la construcción de Puerto Antioquia, con la presencia del ministro de Transporte, Germán Cardona y el embajador de Francia en Colombia, Gautier Mignot. El cierre financiero del proyecto debe darse antes del 31 de enero de 2018, para iniciar las obras en marzo del año entrante, las cuales durarán 31 meses. En su etapa de construcción se generan cerca de 1.800 empleos y unos 1.200 durante la operación, cuando se estime mueva 6 millones de toneladas año. Los antioqueños esperan que este esperado puerto, abra nuevas puertas al comercio e impulse la economía de la región.